Buscar

memOr

producto orgánico y artesanal

Bizcocho de Calabaza (thermomix)

IMG_4068

Ingredientes:

  • Para el bizcocho:
  • 400g de Calabaza asada (asarla media hora, que no esté muy  blanda)
  • 4 huevos
  • 300g de panela
  • 100g de aceite de girasol
  • 300g de harina de trigo
  • 2 sobres de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Para el glaseado:
  • 150g de azúcar glass
  • 1 cucharada de leche de vaca, soja, agua o al gusto.

Elaboración:

  • Triturar la calabaza 10 segundos velocidad 5. Retirar del bol y reservar.
  • Con la mariposa puesta, agregar los huevos y la panela. Programar 6 minutos velocidad 3,5.
  • Incorporar la calabaza, el aceite, la harina, la levadura, la vainilla y la sal y programar 15 segundos velocidad 3,5.
  • Engrasar un molde, verter la mezcla y hornear a 160ºC con calor arriba y abajo durante 1 hora
  • Para el glaseado, mezcla el azúcar con la leche y cubre el bizcocho.

 

Espero que si probáis a hacerla me digáis que tal os ha quedado. Está increíblemente buena. No se nota que es de calabaza. Muy jugoso y esponjoso. Creo que no se si volveré a comer otro bizcocho que no sea de calabaza, y como veis es super fácil.

 

 

Anuncios

Kefir de leche y sus beneficios

IMG_3640.JPG

Al Kefir también se le conoce como yogur búlgaro es un fermentado lácteo, producto de la combinación de bacterias probióticas y levaduras, en una matriz de proteínas, lípidos y azúcares.

Los nódulos que se utilizan para su elaboración tienen aspecto parecido al de una coliflor cocida.

Su alto contenido en probióticos hace que tenga propiedades beneficiosas para nuestra flora intestinal, mejorando nuestros intestinos y aumentando las defensas. Las bacterias y levaduras actúan por todo el tracto intestinal, fabricando un moco protector y luchando contra otras bacterias y levaduras patógenas (como puede ser la salmonella o la candida). Las mucosas del intestino quedan más protegidas y la microflora intestinal se regenera. Todo esto favorece un buen estado del colon, de la pared intestinal y de nuestras defensas.

Cabe destacar que el kefir no funciona si llevamos una mala alimentación, es decir, el kefir nos proporciona una pequeña población de bacterias y que a su vez estas bacterias se alimentan de fibra, lo que se denomina efecto prebiotico. Las verduras, frutas, legumbres, frutos secos, semillas y tubérculos son una buena fuente de fibra que ayudara a prosperar a las bacterias. Y por otra parte conviene evitar alimentos que son perjudiciales para nuestra flora, como son los aditivos o los ultraprocesados.

Otra de las propiedades del kefir es que ayuda a disminuir el colesterol, que aunque parece contradictorio por que la leche lo contiene, no lo es. El colesterol esta relacionado con la flora, cada día llega sobre 1g de colesterol a los intestinos, que puede proceder de la alimentación o de la propia bilis y la flora al estar diariamente en contacto con esa sustancia aprende a degradarla. Y por otra parte las bacterias generan una serie de sustancias que son absorbidas y que cuando llegan al hígado impiden la formación de colesterol.

El Kefir contiene menos azúcar que la leche, debido a que los fermentos convierten la lactosa (azúcar naturalmente presente en la leche) en ácido láctico. Además se ha visto que la ingestión de kefir en personas con intolerancia a la lactosa mejora la tolerancia a los lácteos, debido a su efecto probiotico. Pero no quiere decir que todos los intolerantes la puedan asimilar igual.

Elaboración del kefir

Para la elaboración de kefir tenéis que tener en cuenta que no se puede utilizar ningún material de metal, acero o aluminio. Siempre trabajarlo con plástico y cristal. Los utensilios de madera evito usarlos por que en los poros de la madera se pueden acumular bacterias, y puede contaminar todo nuestro kefir. Es mejor utilizar siempre los mismos utensilios para el kefir y no usarlos para otra cosa. Con los productos lácteos hay que tener siempre mucha precaución y manipularlos siempre con todas las herramientas bien limpias, así como nuestras manos y la superficie de trabajo para impedir posibles contaminaciones.

El kefir se puede elaborar tanto con leche entera, semi, como desnatada. Con leche entera quedará un kefir más espeso mientras que con desnatada quedará mas líquido. Nunca se debe usar leche sin lactosa (las bacterias se alimentan de la lactosa de la leche y entonces no tendría alimento para hacer su trabajo). Se puede hacer perfectamente con la leche más perronera, pero yo aconsejo que sea pasterizada mejor que UHT, para que tenga todas sus propiedades, pero eso es a elección de cada uno.

Desde que tenemos nuestros nódulos, simplemente lo que tenemos que hacer es meterlos en un bote de cristal o plástico junto con leche. Si tienes sobre una cucharada sopera de nódulos, para empezar puedes añadirle sobre 400ml de leche (más adelante cuando tus nódulos se reproduzcan y aumenten el tamaño puedes añadirle mas leche). Tapamos el bote con unas gasas o una tela fina y una goma, para que no entre polvo y a su vez respire. Nunca cerrarlo hermético porque al producirse una fermentación expulsa gases y necesita oxigeno para reproducirse.

Lo dejamos en un lugar oscuro. Si queremos que la fermentación se haga mas rápido lo dejamos a temperatura ambiente, y si queremos ralentizar el proceso pues lo podemos meter en la nevera. A temperatura ambiente tendremos nuestro kefir en 24 o 48h. También depende de que textura queramos conseguir. Si lo quieres más espeso o más líquido. Cuanto mas tiempo mas espeso. Tener en cuenta que más de ese tiempo no se puede dejar por que los nódulos se quedan sin alimento que es la lactosa.

Pasadas 24h ya podremos tomarlo, y para ello lo que tendremos que hacer es colarlo. Con un colador de plástico con los agujeros finos y un bol de cristal lo colamos y con una cuchara de plástico lo vamos moviendo para que quede bien escurrido y los nódulos no taponen el colador, suavemente para no dañarlos. La leche kefirada que colamos es la que nos podemos tomar.

Lavamos el bote donde estaba nuestro kefir y volvemos a meter los nódulos con leche nueva para repetir el proceso. Lo tapamos y lo guardamos otras 24h… y así todos los días.

Según van pasando los días, vosotros ya vais viendo si se queda corta la cantidad de leche,si tenéis que dejarlo mas tiempo o menos.

Hay quien lava los nódulos cada 15 días o cada semana. Yo los lave dos veces y la verdad que no noto ni que sea mejor ni que sea peor. La chica que me lo regaló me dijo que ella nunca los lavara. Y para lavarlos lo único que hay que hacer es: desde que tienes los nódulos bien escurridos en el colador lo pones debajo del grifo con agua fría o templada hasta que el agua salga limpia, los escurres bien y sigues con el proceso habitual. Hay quien dice también que debe ser con agua mineral. Yo lo hice con agua del grifo.

Tiene un sabor y olor ácido, como si fuera yogur natural. Yo al principio le echaba un poco de panela o miel para endulzar, después sustituí la panela por fruta troceada y ahora ya lo tomo solo, como yogur bebible. Aunque a veces también me hago mi bol con frutas.

Támbien puedes hacer queso de untar que te servirá también para hacer tartas de queso por ejemplo. O incluso queso semicurado.

Y  si por ejemplo os vais de viaje unos días y no podéis cuidarlo, se puede guardar en la nevera en vez de con leche con agua y os aguanta 3 o 4 días. Para más tiempo también se puede congelar pero en eso no entro por que desconozco como se hace. Si algún día lo tengo que hacer os lo haré saber y como fue el resultado.

Espero no olvidarme de nada y que os guste mucho la publicación. Y sobre todo meteros el gusanillo del kefir. En la tienda lo tengo, es gratis. Cuando los nódulos crecen demasiado llega un momento que tienes que ponerle demasiada leche y te sobra kefir, entonces mejor que tirarlo es regalar nódulos.

 

 

 

8 motivos + 1 receta

Vegê Gourmê: Quibe de Trigo Sarraceno com Vegetais

8 motivos para tomar trigo sarraceno

  1. Su alto contenido en fibra, nos hace sentir más saciados y ayuda a que los intestinos funcionen mejor. Además, contribuye a recoger las grasas ingeridas y facilita su expulsión, lo que lo hace ideal para perder peso.
  2. Es una buena fuente de omega 3 omega 6. Perfecto para nuestro corazón, por el aporte de colina.
  3. Ayuda a nuestra circulación sanguínea por el aporte de rutina, que contribuye a un normal funcionamiento de la misma, gracias a sus efectos antiinflamatorios y antiplaquetarios.
  4. Nos ayuda a mantener los niveles de glucosa estables, gracias a su contenido en almidones.
  5. Fuente de proteínas de alto valor biológico y vitaminas. posee todos los aminoácidos esenciales en buenas cantidades.
  6. El contenido de magnesio en 100g de trigo sarraceno supone el 62% de la CDR (cantidad diaria recomendada).
  7. Sin glúten.
  8. Nos ayuda a regular el apetito.

 

 

Batido de fresas, frambuesas, coco y trigo sarraceno

 

IMG_7319

Ingredientes:

  • 2 platanos
  • 16 fresas
  • un puñado de frambuesas
  • 1/2 vaso de leche de coco
  • 4 dátiles sin hueso
  • 1 cucharada de trigo sarraceno
  • 1 cucharada de coco rallado
  • agua

Elaboración:

  • Preparar todos los ingredientes y lavarlos con cuidado.
  • Triturar todos los ingredientes excepto el trigo sarraceno 2 minutos a máxima potencia.
  •  Ponlo en un bol, espolvorea con un poco de coco rallado, el trigo sarraceno y decora con unas fresas y unas frambuesas.
  • Nota: puedes usar cualquier fruto rojo de temporada que tengas a mano.

 

*Receta y fotografía de Juan Llorca kids inspired food*

 

 

 

Yogures Casa Grande de Xanceda

IMG_3241

Los productos de Casa Grande de Xanceda llevan solo  leche fresca y ecológica y se elaboran sin ningún tipo de “arghs”

¿Sabías que el 95% de los yogures que encuentras en el supermercado contienen aditivos? Desde leche en polvo, nata, proteínas, estabilizantes, conservantes, colorantes ¡Arrrghhhhhh!.

Los yogures de Casa Grande de Xanceda tienen 3 secretos:

  1. Leche fresca recién ordeñada. La fabrica esta a solo 10 metros de la sala de ordeño.
  2. Tienen el doble de leche que cualquier otro yogur. Para que los yogures sean tan cremosos sin echarle ningún aditivo lo que hacen es concentrar la leche. Por cada dos litro de leche hacen un kilo de yogur, por eso los yogures son cremosos como un griego pero tienen la mitad de materia grasa.
  3. ¡0% ARGHS! Los ingredientes de estos yogures son simplemente leche fresca y ecológica de sus propias vacas, fermentos lácticos y ¡¡nada mas!! y la fruta que llevan algunas de sus variedades de yogures es 100% ecológica y fresca, es decir, no es congelada y tampoco lleva aditivos.

¿A que esperáis para probarlos?

 

 

 

 

Crumbles de pera y manzana

Como lo prometido es deuda aquí os traigo una receta a la que podéis incorporar copos de avena. Una receta super sencilla y de rechupete. Para terminar con la rutina de yogurt o fruta de postre, os propongo esta fusión de ambos, super fácil de preparar y que seguro que os va encartar.

Esta receta da para 4 raciones mas o menos (si los servís en vasitos como los de la foto). Es super rápida de hacer,  en unos 35 minutos la tendreis lista.

Vamos al lío: los ingredientes que se necesitan son:

  • 4 cucharadas de copos de avena (si son finos mejor)
  • 2 cucharadas de harina de avena
  • 2 peras maduras
  • 2 manzanas maduras
  • 2 cucharadas de aceite girasol
  •  50g de margarina vegetal
  • 4 cucharadas de panela
  • canela en polvo
  • 250ml de yogur de soja (o yogur desnatado)
  • 30g de almendra cruda troceadas
  1. Empezamos remojando los copos de avena en agua y precalentando el horno a 180ºC. Pelamos las frutas y las cortamos en dados, y los rehogamos en la sartén a fuego suave con el aceite, una cucharada de panela y la canela unos 10 minutos. Lo reservamos y lo dejamos enfriar y luego lo mezclamos con el yogur.
  2. Fundimos la margarina y la mezclamos con los copos escurridos, las almendras, la harina de avena y el resto de panela.
  3. Rellenamos los moldes con la mezcla de frutas y yogur. Cubrimos con una capa de de la mezla de los copos y horneamos 15 minutos hasta que quede doradito.

Yo use 4 vasitos pequeños, pero lo podéis hacer en moldes grandes de la forma                 que más os guste.

Como ya veis es super fácil, no tiene mucha complicación. Espero que probéis a hacerla y me conteis que tal.

                                                                        

La Avena

Hoy os quiero hablar  de este cereal tan sabroso.

Sus mayores entusiastas son sin duda los escoceses. Su plato nacional, el porridge, sigue  provocando sin fin de debates sobre la forma autentica de elaborarlo.

Conservan recetas del siglo XVII, cuando en aquella época los labradores escoceses se alimentaban prácticamente de ocho kilos de avena a la semana, remojada en leche y con sal.

También el amor que le tenían a este cereal también guarda relación con la elaboración de algunas variedades de whisky.

Pasando al tema de la composición, la avena no solo es nutricionalmente muy completa sino que supera a otros cereales más populares, tanto por su aporte de proteínas como de grasas saludables.

Consumir 3g diarios de avena (o 75g de copos o 40g de salvado) baja el colesterol de forma evidente en pocas semanas. También beneficia a los diabéticos no insulino-dependientes al contribuir a estabilizar el azúcar en la sangre: tomarla en el desayuno ayuda a mantener este nivel mas estable y en obesidades severas puede reducir la hipertensión.

Se indica para la gastritis y ulceras digestivas, así como para el estreñimiento ( en grano entero) o diarrea (sin cascara), así como también para prevenir afeciones genito-urinarias.

Se usan aplicaciones externas para la dermatitis, urticarias, problemas dermatológicos, (en baños o en ingredientes  cosméticos).

En el próximo post una receta con este cereal energético y protector.

 

 

Cúrcuma

La gran especia medicinal

No solo proporciona color a tus platos: sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes la convierten en aliada de la salud.

La cúrcuma se obtiene del rizoma de la planta Curcuma Longa, de la misma familia que el jengibre. Procede del subcontinente indio, donde se utiliza desde hace cuatro mil años. Los rizomas pueden consumirse frescos, pero lo habitual es que se cocinen de 30 a 45 minutos para luego secarlos al sol o en hornos. Después se convierten en el polvo que se usa como especia o colorante alimentario.

Con ella se tratan, entre otros problemas, la mala digestión, los trastornos del hígado, el dolor articular, la fiebre, la tos, las alteraciones menstruales o, en aplicación tópica, los eccemas y otras patologías de la piel.

La variedad de sus beneficios ha sido confirmada por decenas de estudios. La ciencia atribuye sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas a un grupo de compuestos denominados curcuminoides.

Se ha comparado su poder antiinflamatorio con el de medicamentos tan potentes como la hidrocortisona y la fenilbutazona, pero a diferencia de los fármacos, asociados a efectos secundarios como la aparicion de úlceras y hemorragias digestivas, la cúrcuma carece de toxicidad.

Bienvenidos

Le damos la bienvenida a esta página en la que podréis encontrar nuestra variedad de productos para que podáis hacer vuestro pedido a traves de email.

Más adelante iremos poniendo recetas elaboradas con nuestros productos.

Esperamos que os gusten nuestras cosinas e iremos actualizando según nos llegue producto.

Y daros las gracias por la acogida que nos estáis dando.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑